“Todos los días son un nuevo comienzo, un nuevo reto, una nueva oportunidad que nos da la vida para hacer realidad nuestras metas y sueños”

 

Esta frase me la dijo alguien muy sabio, al que yo siempre he considerado mi mentor y maestro en el camino de la vida. Hoy quería reflexionar un poco acerca de un concepto del que se habla mucho últimamente, el “Kaizen”

 

La palabra Kaizen viene de dos ideogramas japoneses (kanjis) que significan “mejora” o “mejora contínua” ¿Qué quiere decir ésto realmente? ¿Se puede estar siempre en una mejora constante? Bueno, os cuento mi experiencia.

 

Yo vivo en España, más concretamente al sur, en Sevilla. En mi ciudad priorizan dos aspectos fundamentales en la vida de la mayoría de las personas. El primero es que disfrutamos de la vida. Es una máxima en el sevillano, aunque hay excepciones. Una gran parte de la población, tenga más o menos dinero, exprime su vida de una forma increíble. En Sevilla puedes escuchar fácilmente: “Que mal están las cosas” mientras estás tomándote una cerveza con los amigos en el bar como si nada pasara. Somos gente sencilla que somos felices con poco. Y a más pasan los años más felices somos.

 

El segundo aspecto de la vida de mi ciudad, y de mi país en general, es el trabajo. Que en otras ciudades se antepone al primero (de ahí la fama de que los andaluces somos vagos) El trabajo en España, en la mayoría de los casos, es un medio de cambiar el tiempo por dinero. No tiene más objetivo que ese. Estar en tu puesto de trabajo, aguantando a tu jefe, y rezando para que se pase rápido la semana para que llegue el viernes y poder “disfrutar”

 

¿Cuál de los dos aspectos pensáis que es Kaizen?

 

Bien, os cuento también para comparar mi experiencia en Japón. Estuve viviendo unos meses en Tokio estudiando japonés y disfrutando de su cultura. Los japoneses en general tienen una sola máxima, una máxima en la que reside en espíritu del Kaizen más puro, el que no sabe casi nadie, a excepción de los que hemos vivido allí.

 

Imaginemos una realidad en la que cada día somos mejores personas. Nos levantamos por la mañana y desde el principio intentamos mejorar en todos los aspectos de la vida. La velocidad/eficiencia de nuestra puesta a punto, la calidad y salud de nuestro desayuno, ser mejores en nuestro trabajo, querer más a los nuestros, batir nuestro propio récord deportivo… Querer ser mejores personas, mejores ciudadanos.

 

La clave de los japoneses es la organización. Ellos trabajan muchas horas, y tienen una cultura del trabajo que no existe en ninguna otra parte del mundo. Pero no todo es estar en la oficina. Cada día trabajan por cuadrar mejor sus horarios, por hacerlo mejor en cada aspecto de sus vidas. Su problema es el capitalismo tan brutal que les invade, muchos no se acuerdan de vivir plenamente aunque basen su trabajo en el Kaizen. A esos solo les importa ganar dinero para comprar objetos. Pero mucha gente que conocí, especialmente en Osaka y en algunos pueblos viven de una manera envidiable. Buscando siempre mejorar.

 

Mi profesora en Japón me decía que los japoneses creen que la maestría viene de la repetición. O como decía Bruce Lee (que era chino) “Yo no temo al hombre que ha lanzado 10,000 patadas diferentes, yo temo al hombre que ha lanzado una patada 10,000 veces”

 

Mejora constante, adaptación al entorno. Hacer que cada día cuente. No dejar nuestra vida en standby, pasando sin pena ni gloria por los momentos más aburridos. Disfrutar, exprimir el jugo vital de cada cosa. Para resumir: ¡Hazlo hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoy!

 

Eso es para mí el Kaizen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s