¡Buenas a todos!

Hace unos días avisé que iba a empezar a hacer blogs, así que aquí va el primero. Antes de nada dejadme agradeceros vuestro apoyo, me encanta que me comentéis vuestras inquietudes y dudas acerca de los textos a través de los comentarios en las publicaciones y de los mensajes privados…

Bueno, al lío. ¿Qué podéis esperar de estos “blogs”? Pues más que nada experiencias personales que me surgen en mi día a día, cosas que me pasan por la cabeza, dudas derivadas de mi trabajo (Trabajo en una entidad que se dedica a temas sociales) y básicamente cualquier cosa que me venga a la cabeza.

También podéis escribirme si queréis que hable acerca de algún tema en concreto… ya veré si lo meto en un blog o en otra clase de publicación. Empezamos.

Hoy voy a hablar acerca de una experiencia que tuve ayer. Por primera vez asistí a una (de cuatro que haremos) sesión de “Mindfulness”. A alguno os sonará el término, para otros será la primera vez que escucháis este palabro. En español lo podemos traducir como: “Atención plena”. Un método derivado de la conciencia plena budista. Ante todo decir que no soy psicólogo, disculpad si confundo términos y conceptos, solo voy a hablar acerca de lo que experimenté en esta primera sesión.

Así pues llegó nuestra profesora y nos explicó cómo los “problemillas” del día a día nos distraen de las soluciones, cómo nos pasamos la vida poniendo parches en lugar de arreglar nuestros problemas. Más de uno se siente identificado con ésto, con la vida que pasa y no alcanzamos a arreglar aquello que nos disgusta. ¿Me siento gordo? Hago una leve dieta para curar mi autoestima. ¿No trabajo en lo que me gustaría? Busco hobbies que me evaden de la realidad o me dedico a criticar al sistema/mi jefe por mi mal día. Y otras miles de cosas que tenemos cada uno de nosotros por dentro. Matizar de nuevo: que un trabajo no te guste no implica que no hayas tenido problemas con el sistema para llegar a donde querías llegar, y que el sobrepeso tiene muchas causas más allá del descuido físico, cada persona es un mundo.

Entonces llegué a la conclusión de que el Mindfulness era el centrarse en el ahora, en dejar de lado los problemas futuros o pasados para centrarnos en la tarea que nos atañe en cada momento, para lograr la excelencia individual en cada ámbito de la vida y ser plenamente conscientes de todos y cada uno de los pensamientos importantes que pasan por nuestro cerebro. Cada tecla que teclean mis dedos en este momento, cada palabra que sale de mis manos, me olvido una tilde, la corrijo, después de ésto tengo que ir a… ¡No! ahí es cuando hay que olvidarse de lo que tenemos que hacer después, pero siendo conscientes a la vez de que se tiene un compromiso/cita/algo por hacer, sin que surja estrés por ello. He intentado dar una imagen gráfica de lo que para mí ha significado este principio de Mindfulness. No se si habrá quedado del todo claro.

Posteriormente me iniciaron a la meditación. Sentado en una silla fui guiado a  centrar la atención en todos los elementos de mi cuerpo: desde la planta de los pies, pasando por las pantorrillas, ombligo, pecho, cuello, cuero cabelludo… Respiración, relajación, ojos cerrados y consciencia del momento. Entonces entramos en el tema cerebral, o lo realmente importante de esta disciplina: centrar el cerebro en un solo pensamiento, en mi caso fue una sensación de que me faltaba algo, cuando analicé ésto me di cuenta de que lo que me faltaba era movimiento. Me explico.

Yo llevo casi 13 años practicando artes marciales. He practicado diversas disciplinas: taekwondo, karate, aikido, hapkido, jiu-jitsu, judo, algo de tai-chi, wing chun y actualmente kung fu de la mantis del norte de la flor del ciruelo (meihua tang lang quan) Mi instructor siempre me dice que, cuando estoy practicando, debo olvidarme de la persona amable que soy, de que debo sacar de mi cabeza todo aquello, que cuando me llaman a formar para empezar a realizar una forma o un combate debo liberar la mente de cualquier otro pensamiento que no sea lo que estoy haciendo en ese momento. Debo de decir que para mí eso es extremadamente difícil, pero con mucha práctica lo acabé consiguiendo, a base de entrenar las “formas” del kung fu. Con “formas” me refiero a conjuntos de movimientos que entrenan tu cuerpo, te dan conciencia de él y son la base de cualquier golpe o movimiento en el combate. Ya sea con armas o sin ellas.

Pues bien, en las formas, desde que empecé con el kung fu, mi instructor siempre me ha dicho que no debo de mirar mi cuerpo para saber si está bien colocado, que debo sentirlo. Que no debo mirar al suelo para saber si hay un desnivel, que el tacto y el equilibrio me lo deben de dictar, que la respiración debe acompañar a cada movimiento que hago, que la mente solo está en el aquí y en el ahora. En la repetición continua y extenuante, en hacerlo mejor y mejor, en querer llegar más lejos pero atendiendo a la práctica diaria.

Así pues llegué a la conclusión de que Mindfulness y Kung Fu (y cualquier otra arte marcial) deben de tener la misma base: la consciencia (más allá de la conciencia) plena del cuerpo y la mente. También, al ver a mis compañeros del curso de Mindfulness descubrí que llegar a ese estado lleva mucho tiempo y esfuerzo, tanto por un camino como por el otro. Y que muchas de las personas que intentan practicarlo no llegan por estar demasiado preocupados por el futuro o dolidos por el pasado. También aprendí que, sin saberlo, el Kung Fu ya me había salvado tanto física como mentalmente de los problemas del estrés diario. Pero esa ya es otra historia de la que hablaré cuando hable del Kung Fu.

Como siempre: gracias por leerme. Un saludo.

Nos vamos leyendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s