¡Buenas a todos!

Esta mañana al despertarnos Esteban y yo hemos emprendido rumbo al aeropuerto de Los Ángeles porque él tenía que devolver el coche que tenía alquilado. Nos hemos dado casi una hora de viaje de coche hasta allí. En Los Ángeles no importa la hora, siempre hay tráfico, mucho tráfico.

Al llegar al aeropuerto ya nos estaba esperando el resto de compañeros. Os pongo en situación. Somos cinco personas: Borja (el novio), Esteban (alias chino), los hermanos gemelos Víctor y David y finalmente yo. Nos estuvieron esperando con el coche que alquilamos, un Chevrolet Suburban de ocho plazas con un maletero gigantesco.

IMG_7141

Una vez nos reencontramos emprendimos camino hacia Santa Mónica, la playa (una de ellas) de Los Ángeles. Después de otro buen rato de coche llegamos, pagamos 6$ por aparcar nuestro tanque y comenzamos a caminar por el paseo. Para nuestra desgracia, el día estaba nublado en la playa (dentro de la ciudad brillaba un sol nítido y abrasador) así que tuvimos que conformarnos con respirar agua y disfrutar del ambiente mientras nos poníamos al día de nuestras vidas.

IMG_7142

Playa de Santa Mónica

Tras pasear por por la playa un buen rato llegamos a la famosa “Muscle Beach” (quizás os suene) en la que los culturistas y atletas del gimnasio muestran sus habilidades al sol. Es una instalación oxidada y vieja a la que puede entrar cualquiera pagando la cuota; pero ha convertido a toda la zona en un icono comercial. No puedes ir a “Muscle Beach” y volverte sin levantar alguna pesa o hacer un par de dominadas en las barras de calistenia gratuitas.

IMG_7134

Después de sacar un par de fotos volvimos al coche y recorrimos la costa durante unos minutos para llegar al Muelle de Santa Mónica. Ese lugar tiene que ser increíblemente bello sin niebla, ya que con niebla lo era. Paseamos durante una hora, incluso el novio hizo magia en directo (es mago de profesión) para los transeúntes. También, como buena despedida de soltero, él tuvo que llevar desde ese momento hasta acostarnos unas orejas de conejo blancas en la cabeza y el resto chisteras. Tras terminar el agradable paseo agarramos el coche otra vez hacia Burbank, detrás de la colina del “Hollywood Sign” a almorzar algo.

Comimos al más puro estilo americano. De entrada unas ensaladas con queso azul y de principal unas hamburguesas deliciosas. Al terminar nos subimos al coche una vez más y diez minutos después estábamos en la puerta de los estudios de cine de la Warner Bros, uno de los más importantes del mundo.

Allí nos esperaba el grandísimo guía hispanohablante Bob. Os recomiendo a Bob si vais a hacer esta visita, se dejó la piel (literalmente) en hacer el recorrido ameno, divertido, instructivo y muy curioso. Comparado con los otros guías, Bob es el mejor sin duda alguna. Al llegar nos montaron en un coche que nos fue llevando por todos los decorados de muchas de las películas y series más famosas de la historia. Os hago un pequeño resumen por si os suenan: La La Land, Casablanca, Argo, Origen, Las chicas Gilmore, la trilogía del caballero oscuro, todas las películas de DC comics en general, Friends, Dos hombres y medio, Sweeney Todd, La Máscara, Matrix… y podría seguir, pero no terminaríamos hoy.

Lo más impactante fue sin duda la gran cantidad de decorados en fachadas de edificios exteriores que se utilizan para filmar diferentes escenarios y como en realidad por dentro son las oficinas del estudio. Tuvimos la suerte de ver en directo a Chuck Lorre, productor de The Big Bang Theory y Dos hombres y medio. Estuvimos justo después en la cafetería de La La Land, donde trabajaba Mía (Emma Stone) y así sumé otro spot más a la lista que llevo. También entramos en la “Batcueva” donde tenían los originales de la mayoría de vehículos de las diferentes películas de Batman. Os adjunto algunas fotos.

Y nos dirigimos a el interior de los estudios donde vimos los vestuarios principales de los actores de las películas de superhéroes de DC cómics. También toda la planta de arriba estaba dedicada a decorados, vestuarios y atrezzo de la saga Harry Potter y Animales fantásticos y dónde encontrarlos… no tiene desperdicio ninguno.

La visita continua bajo el sol abrasador de Los Ángeles mientras Bob imita múltiples escenas de películas muy famosas. Destaco que también hizo entero el anuncio que realizó Michael Jackson para la compañía Pepsi. Llegamos a una nave industrial enorme y con intriga accedemos. Resulta ser una nave repleta en sus cinco plantas de material y atrezzo de alquiler para las productoras y las películas. Allí también se conservan recuerdos de grandes películas: réplicas de Agente Smith de Matrix, el teléfono de Argo (me encantó ese detalle) o el piano de Casablanca. Dejo más fotos.

Y nos dirigimos finalmente tras tres horas de visita a la última parte del recorrido, allí nos abandonó ya Bob y continuamos por nuestra cuenta. En esta parte final interior pudimos disfrutar de vídeos holográficos que nos mostraban el proceso entero de la realización de algunas películas como Sweeney Todd o Argo. También pude ver una montaña de guiones con todos los originales de muchísimas de las películas de Warner cuya corona era Argo de nuevo. Pudimos disfrutar de un croma de Harry Potter y de El Caballero Oscuro en directo probando nosotros a pilotar tanto una escoba voladora como la moto de Batman; y ver como se realizan los efectos CGI. Tuve la oportunidad de sujetar un premio Óscar en directo y de ver varios más, así como las armas de Aquiles (Troya) y Leónidas (300) o los guantes de boxeo de Maggie en Million Dollar Baby. Finalmente accedimos a un salón de cine para que nos mostrasen el proceso de montaje del sonido de una película: voz, banda sonora y foley.

Y con eso concluyó la visita a los estudios. Ya anocheciendo nos montamos en el coche de nuevo y pusimos rumbo al Observatorio Griffith una vez más para deleitarnos con sus vistas nocturnas.

Al llegar a lo alto del parque intentamos aparcar pero nos indicó uno de los guardabosques que en aquella zona (un parking) no podíamos dejar el coche y que debíamos dejarlo abajo y subir andando… obviamente no hicimos eso. Aprovechando que el hombre se distrajo, bajamos unos quince coches y aparcamos para subir hacia el observatorio. Por el camino nos dijo que si dejábamos el coche por ahí y él lo veía nos pondría una multa de 80$, que tampoco nos preocupaba mucho, así que seguimos colina arriba hacia el observatorio. Arriba la vista era magistral, os dejo imágenes.

Tras hacernos algunas fotos volvimos hacia el coche, no sin percatarnos a unos doscientos metros que el guardabosques se acercaba peligrosamente a nuestro vehículo. El chino y yo corrimos colina abajo a una velocidad de vértigo y alcanzamos el coche antes que él, por lo que no nos pudo multar. Una vez estuvimos los cinco nos fuimos a casa y a ducharnos.

Tras arreglarnos un poco salimos a cenar por Los Ángeles, no sin antes pasar de nuevo por el destartalado y decepcionante Paseo de la Fama. Estuvimos dando un paseo, y busqué sin éxito la estrella de Ben Affleck y de Frank Sinatra. Después nos recogió un Uber que nos llevó a uno de los restaurantes más de moda de la ciudad, para el cual nos costó sangre hacer una reserva, La Bestia.

El lugar era muy alternativo pero decorado con un gusto exquisito. Tuvimos la oportunidad de degustar unas pizzas deliciosas y algo de pescado a la sal al horno. También nos relajamos bebiendo algunas cervezas y charlamos tranquilamente. Luego el conductor del Uber nos puso reggaeton a todo volumen los veinte minutos de coche y salimos a tomar algo hasta no muy tarde, necesitábamos descansar. Al día siguiente nos esperaban doce horas de coche hasta San Francisco.

Mañana más. ¡Nos vanos leyendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s