¿Qué es el acoso?

Un llanto.

Miedo.

Soledad.

Maltrato.

Pérdida del norte.

No ver la salida.

Terminar con todo…

para bien o para mal.

 

Ayer tuve una profunda e importantísima conversación con una de mis mejores amigas, la cual me había expulsado de su vida. Tristemente, ella se sentía víctima de un acoso por mi parte, uno que yo ignoraba por completo, uno por el que he derramado lágrimas de arrepentimiento y vergüenza tras verla allí, frente a mí, abriendo su corazón, diciéndome que le había fallado. Que se había sentido acosada, insultada, sola, decepcionada, traicionada… e incluso humillada. No sé que decir, no lo supe ayer y no lo sé ahora. Dije perdón. Y me quedé en silencio. Tuvo razón en todas y cada una de las palabras que dijo… Y he pasado la noche prácticamente en vela pensando en todo ésto que ahora os voy a contar.

Vamos a partir de la siguiente base: Yo también sufrí acoso. Creo que una gran mayoría lo ha sufrido en algún momento de su vida… y qué suerte el que no. Supongo que a raíz de haber pasado por el miedo, la soledad, el maltrato, haber perdido e incluso no haber encontrado la salida… acabé fortaleciéndome, siendo fuerte y aguantándolo todo. Y de alguna manera, sin quererlo, sin saberlo, me transformé en uno de ellos para/con ciertas personas. Inadmisible.

¿Quién más habrá sido mi víctima?

Me da miedo saberlo. Aunque es algo que llevo preguntándome toda la noche, es algo que me voy a seguir preguntando. No me malinterpretéis, no me voy a estar fustigando por todo lo que he hecho, no creo que eso solucione nada. En su lugar he tomado medidas, voy a cambiar ciertos aspectos de mi vida y de mi forma de tratar a algunas de mis amistades, de manera que pueda ser un amigo, un hermano, un defensor, alguien en quien confiar… un aliado.

Es complicado entender el acoso desde la vista del acosador, aunque el refrán dice que “No hay más ciego que el que no quiere ver” yo diría que realmente no es así, no hay más ciego que el que no sabe ver. Nunca me he considerado un acosador; siempre me he considerado una persona empática, con un humor algo irreverente, pero fiel a mis creencias y amigos. Alguien en el que se puede y debe confiar, un amigo al que abrazar en los momentos de desesperación y un apoyo para el que lo ha necesitado… pero no. Resulta que no soy así para todo el mundo. Muestra es que, la que he considerado prácticamente siempre mi mejor amiga decidió alejarse de mí, y gracias a Dios que decidió darme la oportunidad de explicarme el por qué. No por ella, no por todo lo que había hecho; sino porque de alguna manera, ella me sigue queriendo y quiere que cambie, que nadie vuelva a pasar por el acoso que ella ha sufrido. Ya que ella, a día de hoy, no me ha perdonado.

Nota: No piensen en acoso sexual, se trata de, más bien, un acoso verbal. Ser víctima de comentarios y “burlas”. Joder, nunca me imaginé escribiendo ésto sobre mí…

Creo que ella tampoco es consciente del alcance que han tenido sus palabras en mí. En cómo me van a cambiar. En cómo siento de encogido el corazón y lo que me está costando escribir este texto, entre lágrimas.

Amigos, lectores, desconocidos que entráis aquí por primera vez. Sí, he acosado a dos personas, a dos buenas amigas. Y pido perdón públicamente. Dudo que nunca lean ésto, no lo sé. De cualquier forma: MJane y Pomelo (Anonimato para ellas), lo siento, os quiero… y quiero que lo sepáis. Nunca tuve intención de herir vuestros sentimientos, espero que podáis perdonarme, darme otra oportunidad. Gracias por estar ahí, por decírmelo, por aguantarme… Gracias y lo siento.

El acoso es un tema muy serio. Quiero que sepáis, que hasta el más inocente, ignorante, aleatorio y suelto de los comentarios que escribís por redes sociales, pueden dañar y dañan a las personas que os leen. Ya sean conocidas o desconocidas. Sed conscientes de eso, por favor. De que las personas hacen coro, por alguna razón, cuando alguien bromea sobre otra persona… y aquello acaba siendo un grupo de personas contra una sola. Creo que todos sabéis de qué hablo, da igual que seas hombre o mujer… evítalo, castígalo; pero sobre todo: reconócelo y pide perdón si lo has hecho.

Y, de nuevo: amigos, lectores, desconocidos que entráis aquí por primera vez. Sí, me han acosado, y soy hombre. No es un tema de genero (que el machismo también tiene buena parte de culpa en muchos acosos) es principalmente un tema de ignorancia y falta de conocimiento acerca del daño que hacen las palabras; mucho más allá del acoso físico, el cual es más fácil de identificar.

Siento al que haya podido ofender y lo siento por los lectores que estéis decepcionados conmigo… pero todos fallamos, y nos caemos. Yo podría seguir con mi página y nunca os enteraríais de lo que me ha ocurrido, de cómo he sido con estas personas, pero… creo que, ya que me leéis cerca de 5.000 personas, es un buen momento para lanzar un mensaje: NO PERMITÁIS EL ACOSO, SABED RECONOCERLO Y… SABED PARARLO. Tanto si lo sufrís como si lo provocáis. El pedir perdón no cuesta nada y el arrepentirse menos.


Sigo trabajando en mi novela y en la nueva historia que estoy escribiendo, la cual iré publicando fragmentos semanales (espero). Y próximamente en Wattpad.

Amigas, sabed perdonarme. Lectores, gracias por leerme.

Nos vamos leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s