Mi tercer San Valentín, con vosotros.

¡Buenas a todos!

Este es mi tercer San Valentín con toda la comunidad de Miguel Sendai, y el tercer aniversario de nuestra página, uno especial. Hace tres años, entre falsas ilusiones, escribí mi primera entrada de facebook sobre el amor. Sobre celebrar el amor, lo bello y lo duro que es enamorarse… y hace un año escribí acerca de lo difícil que es pensar haber encontrado a la persona adecuada en el momento equivocado.

Pero hoy… hoy es diferente. Hoy os voy a hablar de lo bello que es estar enamorado.

Pobre de aquel que no sepa lo que es amar a alguien. No sólo amar y estar enamorado, sino amar de corazón a un amigo, a un padre, a un hermano… Pobre de aquel que no sepa estar enamorado. No sepa qué bello es que se te atraganten las palabras, que tropieces con las sílabas, que metas la pata. Que te suden las manos, te pesen los hombros. Que cada segundo pienses en ella. En su pelo oscuro, su piel morena. En sus sonrisa bella y sus ojos preciosos y marrones. Pensar en cuál será el sabor de sus labios, el calor de sus abrazos o en la fragilidad de cada una de sus caricias. Que te hable y se te altere el corazón, que te pares largos minutos mirando la pantalla de chat esperando que te conteste. Que se te salga el alma cuando te contesta, ¡Ay! Cuando te contesta… ¡Qué alegría!.

Luego viene una primera cita. Nervioso, quieres estar impresionante, pero tampoco demasiado. La vanidad amorosa nos impide ir como nos gustaría, a ver si vamos a parecer desesperados. ¿Una flor? Antiguo. ¿La invito a cenar? ¿Al cine? Se te vuelve la cabeza loca. Luego llegas al lugar y ella viene tarde, y esperas. Esperas minutos que parecen años y respiras bocanadas de gnomo, no te entra el aire. Entonces aparece, al final de la estancia, entrando por la puerta, te ahogas del todo. Ella viene impresionante, es impresionante. Su pelo campaneante va y viene, llenando de olor a flores la estancia. Tímido, te embriagas de su fragancia.

Hace un año nunca pensé que hubiese encontrado a la adecuada. Que todo empezase por un mensaje de móvil y la palabra “Maybe”. Que nuestra historia fuese a llegar tan lejos. Que cada día sea lo primero en lo que pienso y cada noche lo último que me viene a la mente. Que quiera celebrar mi vida, el amor, triunfos y logros con ella. Que haya aprendido a llorar, a abrazarme y sufrir, a abrirme si estoy triste. Mi confidente, mi guía, mi amiga, mi amor, mi bicho, mi niña. La quiero… y sé que vas a leerme: te quiero.

Gracias a todos por estos tres años, seguiré al pie del cañón.

Disfrutad del amor, celebradlo y luchad por él, y por ser felices.

¡Hasta la próxima!

Nos vamos leyendo!

Un comentario en “Mi tercer San Valentín, con vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s